Traducir

Buscar este blog

lunes, 27 de agosto de 2012

CADA CICATRIZ ES UN AUTÓGRAFO DE DIOS




Hoy Jesús nos asombra una vez más… se presenta ante sus amigos ofreciendo la paz! Ellos se asustan y piensan que Èl sea un fantasma… entonces Jesús, conociendo sus corazones, les muestra sus manos. He aquí el gesto más bonito, una vez más, Jesús nos enseña que nuestra historia tiene un valor supremo, esconde en si algo sagrado.  
Él les habla a sus amigos enseñándoles las señales de su historia, de su dolor. Él es Cristo, el Resucitado, pero, incluso en su gloria, exhibe la VULNERABILIDAD típica del ser humano. "SOY YO MISMO, MIRA, soy de CARNE Y HUESO, MIRAD MIS MANOS"... SOY YO MISMO... 
Los amigos de Jesús están asombrados y llenos de alegría... porque reconocen por aquellas señales tangibles a su amigo y maestro. 
Hoy Jesús nos enseña a no tener miedo a ser VULNERABLES, aún más, justamente esto, tiene que dar paz a nuestros corazones, justamente esto tiene que ser la señal que nos empuja a buscar Jesús en cada situación, en cada persona y en nuestra historia pasada y presente. 
Jesús se hace vulnerable porque nosotros podemos aceptar y abrazar nuestra vulnerabilidad... y sólo es gracias a eso que podemos decir: ¡SEAMOS NOSOTROS MISMOS! Y tal como somos, vulnerables y sagrados al mismo tiempo, somos queridos infinitamente por Él. 
"Y cada cicatriz es un autógrafo de Dios, y nadie podrá vivir mi vida en mi lugar” (Jovanotti)