Traducir

Buscar este blog

martes, 25 de marzo de 2014

Solemnidad de la Anunciación del Señor (25 de marzo)


Primera Lectura: Is. 7,10-14; 8,10
Salmo Responsorial: Sal. 39
Segunda Lectura: Heb. 10, 4-10
Evangelio: Lc. 1,26-38

A nueve meses de la Navidad la liturgia abre un alegre paréntesis en el austero camino cuaresmal. Al celebrar la fiesta de la Anunciación reunimos muchos de los misterios que estamos a punto de celebrar.
El Jesús que está a punto de ser entregado, aquel Jesús que, consciente de ser un grano de trigo, está dispuesto a morir con tal que revelar a la humanidad confundida el verdadero rostro de Dios, es el Verbo de Dios que ha elegido convertirse en hombre para hacer accesible la inmensidad de Dios.
Hoy releemos el encuentro del misterioso y amable ángel Gabriel que habla, de igual a igual, con esta jovencita de Nazaret y descubrimos cuál es la grandeza del pensamiento de Dios. Porque en aquella minúscula casa de aquel minúsculo país apoyada en un declive rocoso, en el que la gente excavaba las grutas naturales de unas viviendas frescas y secas, allí, sucede lo inesperado de Dios. La protagonista es una quinceañera iletrada de un país sumiso a la esclavitud, en los confines del mundo.
Nada de satélites, ni televisión en directo, ni espectaculares redes informáticas, en el minúsculo Nazaret que se convierte en ombligo del mundo, centro absoluto de la historia. Pues Dios, cansado de ser incomprendido decide de venir a contarse. El hombre se cansa de imaginar Dios y, cuando lo hace, a menudo se lo imagina como la suma de todos sus miedos inconscientes, como un ser supremo indiferente a nuestra suerte al que hay que calmar con los rituales y las oraciones...
Por su parte, la experiencia de Israel, incluso cambiando radicalmente esta idea, ha confundido la auténtica revelación con visiones aproximadas de Dios, contribuyendo a crear con ello una imagen misteriosa y huraña. Tampoco los profetas lograron cambiar esta ambigüedad que queda en el corazón humano. Ya que la larga historia de amistad y cariño con el pueblo de Israel no ha sido suficiente para explicarse, Dios elige hacerse hombre, hacerse palabras, lágrimas, sonrisas, tono de voz, sudor y para esto necesita un cuerpo, precisa de una madre.
No a la mujer del emperador o un premio Nobel, no una mujer manager y dinámica de nuestros días, ¡qué va!, sino a la pequeña adolescente Miriam de Nazaret. Dios la elige a ella y le pide convertirse en la puerta de entrada de Dios en el mundo, sólo eso. Dios elige Nazaret y, en Nazaret, elige a María.
Y en Nazaret, durante treinta años, Dios se esconde en la cotidianidad más sencilla: niño, adolescente, joven carpintero como su padre. ¡Cuánto dice este silencio ensordecedor! ¡Cuánto nos dice de Dios esta elección suya! A nosotros que siempre buscamos el aplauso y la visibilidad, la eficiencia y la productividad, Dios nos dice que su lógica es diferente. Elegir Nazaret, un país ocupado por el imperio romano, en los confines de la historia, en los márgenes de la geografía de aquel tiempo, en una época desprovista de medios de comunicación, nos revela una vez más la lógica ilógica de Dios.
¡Queridos hermanos, ánimo! Cuando creamos haber equivocado la vida, no haber tenido suficientes oportunidades, cuando no estamos satisfechos de nuestros resultados o somos atropellados por el ensordecedor estímulo de quien nos grita: “tienes que lograrlo, tienes que conseguirlo”, pensemos en Nazaret, en este modo de obrar que nos aturde y nos hechiza. Miremos a María nuestra puerta de salvación que ha hecho posible que Dios esté con nosotros.

En este día en que hacemos memoria del instante de la encarnación del Hijo de Dios, vemos ya y celebramos la voluntad de un Dios dispuesto absolutamente a todo con tal de darse a conocer.

jueves, 20 de marzo de 2014

Los jesuitas en la Rusia Blanca (s. XVIII)


Pocos meses antes de que Clemente XIV firmara el breve de supresión de la Compañía de Jesús (verano de 1773) parte de los territorios pertenecientes a la Unión Lituano-Polaca había quedado anexionada al Imperio Ruso. Varias casas de las dos provincias que constituían la Asistencia polaca, con doscientos jesuitas, siguieron funcionando aun después de 1773. La razón fue que la Emperatriz Catalina II nunca accedió a la proclamar el documento, a pesar, incluso, de la petición que le dirigieron los mismos jesuitas, que deseaban respetar  la voluntad del Papa y que la supresión se hiciera efectiva. Por el contrario, ante la firme decisión de la emperatriz rusa, tuvieron que continuar la actividad en sus iglesias y colegios. Leer más.

miércoles, 5 de marzo de 2014

El Temporal en A Coruña

El Temporal de 3/3/2014


Punta Herminia

Acuario Finisterre "Casa dos Peces"

Desde Riazor

domingo, 2 de marzo de 2014

DOMINGO VIII DEL TIEMPO ORDINARIO (Ciclo A)



Primera Lectura: Is 49,14-15
Salmo Responsorial: Salmo 61
Segunda Lectura: 1 Cor 4,1-5
Evangelio: Mt 6,24-34

De verdad que estamos viviendo tiempos difíciles. No solamente por la crisis económica, que expone a una dura prueba nuestras familias. Pero sobre todo por la falta de esperanza que está atropellando a los jóvenes, exasperados por la falta de futuro, aturdidos por un mundo que no los quiere más que para consumir y, en muchos casos, para hacer el idiota.
Sin embargo, justo en estos momentos estamos llamados sacar lo mejor de nosotros mismo e ir a lo esencial. Con los pies bien plantados en tierra y con el corazón volando alto sobre los problemas, para mirarlos desde otro ángulo: el de Dios.
Es lo que afirma el inaudito mensaje cristiano: Dios existe y está presente en nuestra historia. No es un severo contable que desde lo alto de su indiferencia nos deja chapotear en nuestras tragicómicas vicisitudes. Dios se ocupa de nosotros, siempre, con entrañas de misericordia.

Ante todo, el Reino
Con esta estupenda certeza la Palabra de hoy nos invita a levantar la mirada de nuestras inquietudes y preocupaciones para mirar a nuestro alrededor, para observar los pájaros del cielo y los lirios del campo, y tener una mirada que sepa asombrarse todavía del hecho de que Dios ha creado el mundo para nosotros, con sabiduría y providencia.
Hoy Jesús nos dice con fuerza en el evangelio que el mayor enemigo de ese mundo más digno, justo y solidario que quiere Dios es el dinero. El culto al dinero será siempre el mayor obstáculo que encontrará la Humanidad para progresar hacia una convivencia más humana. “No podéis servir a Dios y al Dinero”. Es lógico, Dios no puede reinar en el mundo y ser Padre de todos, sin reclamar justicia para los que son excluidos de una vida digna.