Traducir

Buscar este blog

viernes, 25 de diciembre de 2015

SOLEMNIDAD DE LA NATIVIDAD DEL SEÑOR (C)


Primera Lectura: Is 52, 7-10
Salmo Responsorial: Salmo 97
Segunda Lectura: Heb 1, 1-6
Evangelio: Jn 1, 1-18


Contemplación
Aquel niño grita, llora, hipa, gime con una lastimera voz, como hacen los cachorros de hombre recién nacidos. Con sus ojos entornados y las minúsculas manos cerradas en un puño, apoya la cara arrugada en el tierno seno de su madre. Por un instante abre los ojos, como para asegurarse, luego cae de nuevo en el sueño.
La madre, inexperta, saca mete el dedo meñique en una taza de barro y se lo apoya en los pequeños labios que se entreabren y se bañan de leche de cabra.
El frío del desierto roza las casas de Belén y María arregla la manta de lana que protege el cuerpo desnudo del recién nacido. Sonríe, María, y mira a su  firme apoyo, José, sentado sobre la paja, exhausto del largo viaje y de las emociones de las últimas horas.
También yo guardo silencio, en un rincón del establo, sin hacer ruido, suspendido entre la emoción y el cansancio. San Ignacio dice en sus Ejercicios, en la Contemplación del Nacimiento, que contemplemos las personas, a nuestra Señora, a José y al niño Jesús, haciéndome yo un pobrecito y esclavito indigno, mirándolos, contemplándolos, y sirviéndolos en sus necesidades, como si presente me hallase, con todo acatamiento y reverencia…
He venido aquí con mi oración, en un rincón, sin molestar. Impactado por esta crisis global que parece no acabar, por los miedos ante el futuro, por la locura que está arrastrando nuestro mundo hacia el abismo. Luego miro a María y José, y pienso en cuánto más duro fue para ellos, para esta esta joven pareja.      Y aquí está Dios. 
Y veinte siglos después seguimos todavía descolocados por este hallazgo en nuestra contemplación: aquí, en el pesebre está Dios. A miles de kilómetros de la espantosa imagen que de Él nos hemos hecho. Dios es así realmente: aquel niño es Dios. Un inerme enorme, poderosamente frágil, débil por elección.
Un recién nacido que suscita ternura, que dan ganas de cogerlo en brazos y acariciarlo.
Y también aquí está el hombre
María ha creído en las palabras del arcángel Gabriel y ha puesto su vida en las manos de Dios. Y ahora está allí, con el misterio del universo apretado contra sí. Trastornada y meditabunda, con su inmenso corazón de discípula, fluctuando entre la alegría de haberse convertido en madre y el asombro de tener a Dios colgado del cuello. María, la primera entre los locos de Dios, la primera creyente, la primera entre las mujeres, benditas hijas de Eva, que comparten con Dios el poder de engendrar la vida.

José se siente cansado. También él ha dicho sí a Dios, pero el suyo ha sido un sí más atormentado, fatigoso y rebelde.
Sus sueños ahora son el sueño de Dios. Él ya no tiene futuro, ni espacio, ni ambición, ni el comprensible orgullo de padre. El Padre Dios lo ha hecho padre, y él, tendrá que ahora que cuidar a Dios y a su madre, protegiéndolos y dejándolos crecer, a Jesús y María tan habitados por el Misterio. José descubre así que la vida no se mide por los resultados sino por la fidelidad a los acontecimientos que el Señor nos va ofreciendo en la vida.
En las colinas, alrededor de Belén, los pastores, dejados de la mano de Dios, perdedores, ladrones, hombres sin dignidad, sin futuro y sin esperanza, maldicen en su corazón la suerte que les ha tocado, expulsando fuera de sí el dolor que sube hasta ahogar la garganta y llenar los ojos de lágrimas. Es el final de un día igual a los anteriores, igual a los venideros, sin salvación, sin tregua y  sin luz. Y un ángel se les aparece. Para vosotros, dice, y habla de un pesebre. Un pesebre para los pastores, como un barco para los pescadores o como un prado para los campesinos. Dios no huye, no se esconde, no lo hace difícil. Se deja encontrar por las señales más banales.
Y van. Y encuentran a Dios que habita en un pesebre, como si fuera un trono, y entienden que también un pesebre, que huele a estiércol de oveja, puede convertirse en el trono del Dios de los derrotados y olvidados de la historia.
Al oriente, a lo lejos, un grupo de curiosos acampados discuten, alzando el precio de la apuesta: unos sostienen que la señal en el cielo indica el nacimiento de un rey, otros dicen que, en cambio, prevé una catástrofe, otros aún dicen que no significa nada. Y bromean y ríen, mientras que los sirvientes traen la carne asada al fuego. Se irán a dormir pronto, que mañana tienen que seguir viaje hacia Judea.
Gente hartos de dinero, harta de cultura, harta de bienes. Pero que todavía curiosean, se interrogan y buscan.
En Jerusalén los Sumos Sacerdotes comentan el día, planean el futuro del nuevo y espléndido templo. Al fin se despiden, rezan e invocan la llegada del Mesías. Alguno sonríe: no nos faltaría más que la llegada del Mesías ahora, ¿para qué nos serviría?
Herodes echa a la concubina de su cama, e intenta coger el sueño. Se asoma  a la terraza del edificio que domina la ciudad. No, la gente no lo quiere, pero paciencia: si no es recordado por su gloria, será recordado por su odio.

Nosotros
Aquí está Dios. Si Dios pide nacer, es que todavía no se ha cansado de nosotros.
Recemos, ahora, encomendando a todos, aunque no logremos que todos estén en nuestra pobre oración.
Pensemos en quien sufre porque ningún ángel le ha dicho todavía que Dios nace precisamente para él. Recemos por los muchos que hemos encontrado a lo largo de este año tan doloroso e intenso,  y como Dios es asombroso dibujando nuevos caminos para quien se encomienda a Él. Pensemos en tantas víctimas de las guerras de todo tipo. Oremos por nuestra España tan pendenciera, tan cansada y decepcionada, que ya no tiene esperanza, y cree ser de verdad tan mediocre como parece, y le pedimos a Dios un regalo: que nos recuerde a todos quienes somos, de dónde  venimos y hacia quién vamos.
Mirando al niño nos preguntamos en qué lío nos hemos metido, siguiendo a un Dios que, en vez de solucionarnos los problemas, nos crea un montón de ellos.
Quisiera apretar entre mis brazos a ese niño, llenar de besos a este Dios nuestro, decir que lo quiero, precisamente por ser así de imprevisible, porque ser tan misteriosamente encontradizo y hasta banal.
Termino con un escrito de uno de los más feroces ateos del siglo pasado, maestro de la duda y de la náusea, Jean Paul Sartre. Suena a oración y dice:

María mira a Jesús y piensa:
“Este Dios es mi hijo. Esta carne divina es mi carne. Está hecha de mí, él tiene mis ojos y esta forma de su boca es la forma de la mía. Se me parece. Él es Dios, y se parece a mí”. Y ninguna mujer ha tenido la suerte de tener a su Dios para ella sola. Un Dios pequeño, que se puede coger en brazos y cubrir de besos, un Dios cálido que sonríe y que respira, un Dios que se puede tocar y que vive. Y es en esos momentos cuando yo pintaría a María, si fuera un pintor, y buscaría mostrar la expresión de tierna audacia, y la timidez con la que extiende su dedo para tocar la pequeña y dulce piel de este niño-Dios, cuyo peso cálido y sus sonrisas siente sobre las rodillas.

Este es, hermanos, la Palabra que se hizo carne y que acampó entre nosotros para que contemplásemos su gloria, la gloria del Hijo de Dios.

Feliz Navidad a todos los que le buscamos.