Traducir

Buscar este blog

sábado, 24 de junio de 2017

DOMINGO 12º DEL TIEMPO ORDINARIO (Ciclo A)



Primera Lectura: Jer 20, 10-13
Salmo Responsorial: Salmo 68
Segunda Lectura: Rom 5, 12-15
Evangelio: Mt 10, 26-33


El apóstol Mateo lo dejó todo para seguir al Señor porque en los ojos de su maestro vio la dulzura infinita de Dios, el perdón, la compasión, la misericordia. Y Mateo fue llamado a dirigir esa misma mirada a los hermanos a los que fue enviado.

Parece una broma, pero nuestro Dios, al ver la fragilidad del ser humano, sintiendo compasión por todos nosotros, al vernos como ovejas sin pastor, ha tenido a bien inventar la Iglesia. Una difícil comunidad de personas totalmente diferentes unas de otras, unidas sólo por el encuentro con la mirada de Dios, unidas sólo por una pasión infinita hacia Jesús, el Maestro.

Y esa es la tarea de la Iglesia (la comunidad de los perdonados, no de los perfectos): anunciar, a todos, la ternura de Dios.
En un mundo desgarrado y confundido, endurecido y cansado, nosotros los cristianos, participantes igualmente de esos mismos sufrimientos, pero de un modo distinto porque estamos misteriosamente llenos del Espíritu, estamos llamados a anunciar a Dios a todas las personas.

Megáfonos Dios
Estamos llamados a ser megáfonos de Dios, a pregonar desde las azoteas que Dios lleva cuenta de los cabellos de nuestra cabeza; que Dios no es un ser impresentable e incomprensible, tal como, a veces, nos lo figuramos y como muchos cristianos aún creen y dicen. Estamos llamados a proclamar que Dios ama a los gorriones desde la eternidad y que conoce nuestros dolores; que Dios, el Dios de Jesús, es espléndido.

Estamos llamados a proclamar desde los tejados que Dios es grande, que Dios nos ama, que Dios está presente, de la misma manera que el corazón rebosante de los enamorados quiere comunicar su experiencia a todos.
Jesús anuncia el tierno rostro del Dios, que camina con nosotros, a toda persona indiferente y abrumada por el caos de la vida. Y, además, nos dice que lo proclamemos desde las azoteas.

Sin embargo, con demasiada frecuencia, nos avergonzamos de ser cristianos. Nos apresuramos a decir que creemos, sí, pero con muchos paréntesis, con muchas objeciones, para no dar una mala impresión ante la “modernidad”. Para evitar el “qué dirán”.

Estoy pensando en todas las veces que tratamos de ser cristianos “políticamente correctos”, cuando cedemos a compromisos para ser aceptados en este mundo nuestro, liberal e hipócrita, que es sólo liberal con aquellos que piensan como él.

Amar a Cristo es amar a la Iglesia hasta la muerte, sufriendo por sus infidelidades, que son las mías. Amar a Cristo es vivir eternamente en tensión entre una Iglesia que hemos de defender ante el mundo, y un mundo que ha de ser acogido en el corazón de los discípulos.

Testigos
Es verdad que, después del trágico y famoso 11 de septiembre en las “torres gemelas”, todas las religiones han tenido que soportar la terrible sospecha de se apela a la fe para cometer criminales masacres. Por fidelidad al Evangelio, no se puede blandir la fe como un arma para el choque de civilizaciones.

Pero aquí, en nuestro occidente indeciso, en esta España superficialmente devota, en este país parcialmente cristiano, el riesgo es la ausencia de testigos, no la imposición de las ideas.

Tenemos miedo de mostrar nuestra fe a los demás, creemos que tenemos que justificar nuestras creencias y tenemos miedo de que nuestras razones fallen frente al pensamiento contemporáneo.

La idea de que la fe es una concesión arqueológica que se hace a sujetos frágiles y emotivos, al final también nos contagia.

Pero este es el momento del testimonio. Muchos hermanos y hermanas están llamados a dar testimonio con su sangre. Como lo hicieron, hace poco, los cristianos coptos (desarmados, mujeres y niños), en una peregrinación a un monasterio: los mataron porque simplemente eran cristianos.

Jesús, pide que lo reconozcamos ante de los hombres, que hagamos visible y reconocible nuestra fe. Necesitamos profundizar nuestra fe, sacudir el polvo de la tradición y del conservadurismo, y volver a descubrir el rostro extraordinariamente humano y compasivo, creíble y razonable del Dios de Jesucristo.


Proclamadlo desde los tejados
No en las iglesias, no en la sacristía, no en el pequeño rebaño, sino en la plaza, en el bar, en la oficina. La fe se ha ocultado demasiado tiempo en los templos, sin haber tenido el valor de contagiar nuestras vidas. ¿No es este el drama de nuestra fe? ¿El haber estado atrincherados con timidez en el reducido espacio del Espíritu? ¿No es porque Dios ha sido expulsado de nuestra economía, de nuestras decisiones, de nuestras familias, de nuestra cultura, y lo hemos idolatrado en los tiempos sagrados, por lo que muchas personas sospechan del Evangelio, como si fuese una renuncia a la plena humanidad?

Proclamemos el Evangelio desde los tejados y azoteas.

Suave firmeza
Pero hay que ser claros: hay que hacerlo sin ningún tipo de fundamentalismo religioso, sobre todo en estos tiempos de excesos que soplan sobre el nunca apagado espectro de las guerras de religión.

Vivir el Evangelio con seriedad no puede llevar, en absoluto, a actuar sin el debido respeto a los demás, que exige la caridad.

Los cristianos experimentamos un respeto absoluto por la experiencia humana, ciertamente, pero también con la exigencia de ser reconocidos como ciudadanos de pleno derecho, con una fuerte experiencia reestructuradora de la sociedad. Si en países lejanos el riesgo es de ejercer la fe como un arma, nuestro riesgo es, por el contrario, la insignificancia.
Un cristianismo reducido a la ética o la asistencia social ha perdido de vista completamente la exigencia de plenitud y totalidad que el Señor quiere de nosotros.

“El amor nos incita”, decía San Pablo. Es el amor a Dios y a la humanidad el que nos hace gritar desde los tejados; es la percepción de la salvación la que puede llenarnos el corazón para salir a decir, a los que viven en el miedo y la soledad, que hay una plenitud, y que esta plenitud tiene el rostro y los ojos de Cristo.

Pero hacer esto cuesta mucho. Cuestan las miradas sospechosas, cuestan los chistes sobre el exceso de proselitismo, cuestan los juicios, las manipulaciones (está de moda, en el trabajo, dar más trabajo a los cristianos, ya que, por lo visto, han de estar más dispuestos a hacer favores ...), cuesta en las decisiones dolorosas que uno ha de tomar (la honestidad, el respeto, el amor a la vida), cuesta en las persecuciones (¡25 millones de cristianos matados durante el brillante siglo XX!).

Indudablemente, ser cristianos en serio, cuesta. Hagámonos una pregunta: ¿cuánto te cuesta a ser cristiano? ¿Nada? Mala señal...

En el esfuerzo de dar testimonio del Señor se nos asegura que estamos en el corazón de Dios, en la plenitud de su atención cariñosa.

Queridos hermanos, que seamos capaces de proclamar el Evangelio con nuestras vidas. Así sea.