Traducir

Buscar este blog

viernes, 14 de abril de 2017

VIERNES SANTO EN LA MUERTE DEL SEÑOR


Primera Lectura: Is 52, 13 - 53,12
Salmo responsorial: Salmo 30
Segunda Lectura: Heb 4, 14-16; 5, 7-9
Pasión de N.S.J.C.: Jn 18,1 - 19,42

La Palabra proclamada en el día de hoy ya resulta lo suficientemente elocuente, sin que un comentario pueda añadir gran cosa, pues lo que tenemos delante para nuestra contemplación es el Hijo del Hombre escarnecido ante el mundo, es el drama entre la paz y la violencia, entre el rechazo y la reconciliación, entre la muerte y de la vida.
Cada uno puede comprender, sin muchas palabras, que todo el ser humano, toda la vida, y el sentido de la historia y del mundo, están puestos en juego aquí, ante Cristo muerto en cruz. Casi dan ganas de desaparecer y dejar el puesto al Misterio del Amor y misericordia así manifestado. Pero no me resisto a poner rostros concretos a la Pasión de Cristo que acabamos de proclamar: el rostro de los crucificados de la Historia, en quien hoy sigue muriendo el Siervo el Justo, llevado al matadero.
No se trata de una narración sociológica, ni de un manifiesto revolucionario ante la opresión producida, de modo aterrador, por los poderosos y las fuerzas del mal. Se trata de contemplar al Crucificado reconociendo que en tantos hermanos nuestros descartados, sufrientes y maltratados de tantas formas, es el Hijo de Dios el que sufre, padece y muere. Ellos son los rostros de la pasión de Cristo. 
En nuestro mundo estamos sumidos cada vez más en una cultura de muerte que fomenta el aborto, el suicidio y la eutanasia; la guerra, el terrorismo, la violencia de todo tipo y la pena de muerte, como método para resolver los conflictos; el tráfico y consumo de drogas; el drama humano del hambre y la pobreza.
El nuevo orden mundial, al marginar a África convierte a todo aquel continente en un paradigma de todos los marginados del mundo. Treinta de los países más pobres del mundo son africanos. Dos tercios de los refugiados del mundo son africanos. La esclavitud, el colonialismo viejo y nuevo, los problemas internos como las rivalidades étnicas y la corrupción, han hecho de este continente un océano de infortunios, diezmado además por el SIDA y la malaria.
En muchas partes del mundo los pueblos indígenas, aislados y relegados a papeles sociales marginales, ven amenazados su identidad, su legado cultural y su entorno natural. Otros grupos sociales considerados, como los intocables de la India, y no sólo, sufren una dura discriminación social tanto en la sociedad civil como en la eclesial.
En muchas partes del mundo, incluidos los países más desarrollados, las fuerzas económicas y sociales excluyen de los beneficios de la sociedad a millones de personas. Los desempleados durante años, los jóvenes sin posibilidad alguna de empleo, los niños de la calle explotados y abandonados a su suerte, los menores soldados, los ancianos en soledad y sin protección social, los que salen de la cárcel y son rechazados, las víctimas del abuso de drogas, los inmigrantes cruelmente rechazados en las fronteras...
Todos ellos están condenados a una vida de dura pobreza, de marginación social y de precariedad cultural. Hasta llegar a los mil millones de personas que están atrapadas en la pobreza absoluta, de las que el 70% son mujeres.
En este mundo nuestro hay actualmente más de 45 millones de personas refugiadas o desplazadas, más del 80% son mujeres y niños. Todos ellos acogidos a menudo en países todavía más pobres, afrontan un empobrecimiento creciente y la pérdida del sentido de la vida y la cultura, sin esperanza posible y con la consiguiente desesperanza y desesperación.

Cada uno de nosotros podrá guiarse por su sensibilidad. Pero más allá de ella, estos crucificados de la Historia son el rostro actual del Siervo doliente, que nos ha descrito el profeta Isaías, del enviado de Dios golpeado, aplastado, desfigurado, que no abre libremente la boca. Ellos son en este Viernes Santo los hijos de Dios, machacados por nuestros delitos.
Ante semejante dolor será el combate del Padre contra el mal el que triunfe sobre el odio y sobre la muerte. Jesús elevado sobre la cruz, habiendo cumplido toda justicia, exhala el Espíritu, exhala el soplo creador del Padre sobre el mundo, para crear el mundo nuevo del Reino de Dios.
A nosotros, además de la compunción y la compasión, nos queda ser agentes de la ternura de Dios porque:
- Dios no tiene brazos para abrazar: se los clavaron en la Cruz. Nosotros somos sus brazos largos para alcanzar a todas las gentes.
- Dios no tiene piernas para andar: se las quebraron en la Cruz. Nosotros somos sus largas piernas para llegar hasta los confines de la tierra.
- Dios no tiene boca para besar: enmudeció y quedó fría en la Cruz. Nosotros somos su boca que habla y que besa a todos los hijos del Padre.
Sin una identificación real, afectiva y efectiva, con los crucificados de la Historia, este Viernes Santo será un viernes normal pero nunca un viernes “santo”. Cuando dentro de un momento adoremos la Cruz de Cristo, besemos y abracemos al Señor de nuestra vida, sí, pero en él y con él a los millones de hombres y mujeres que son crucificados continuamente por el pecado del mundo.

¡Te adoramos, Cristo, y te bendecimos que por tu santa cruz redimiste al mundo!