Traducir

Buscar este blog

domingo, 8 de marzo de 2015

DOMINGO 3º DE CUARESMA (Ciclo B)




Primera lectura: Ex 20, 1-17
Salmo Responsorial: Salmo 18
Segunda lectura: 1Cor 1, 22-25
Evangelio: Jn 2, 13-25

El tiempo cuaresmal se nos da para hacer balance situación. El riesgo real es ser atropellado por las cosas que tenemos por hacer, de no lograr dar un sentido unitario a las opciones hechas o padecidas, de no tener un hilo conductor que dé un sentido al devenir de las cosas.
Sobre todo en este tiempo, el Espíritu nos empuja en el desierto para darnos cuenta de que los ángeles están cerca y nos sirven y para amansar las fieras de la desconfianza y del pesimismo.
Estamos invitados a redescubrir la belleza que habita el mundo, aquella belleza primigenia e insuperable que es Cristo, el resplandor del Padre. La semana pasada estuvimos en el monte Tabor para ver la belleza absoluta de Dios, para volver a ser auténticos.
Hoy la Palabra de Dios nos ofrece otras tres indicaciones preciosas y concretas, tres actitudes que alcanzan al corazón de nuestra fe, para prepararnos a celebrar al Resucitado y para ayudarnos a resucitar: escuchar, meditar, liberar.

Shemá
“Escucha Israel”: yo soy el Dios que te ha liberado. No el que te quiere afligir, o el que te manda las enfermedades, o el que se desinteresa de ti. Yo soy el Dios que te ha demostrado mil veces mi atención, mi cuidado y mi cariño.
Las diez palabras dadas por Dios al libertador a Israel son el meollo de la reflexión de hoy. No diez “mandamientos”, como si fuera el reglamento de una escuela o el Código de circulación. Más que mandamientos, son “indicaciones”, propuestas, recorridos a realizar.
Indicaciones para alcanzar Dios, y llegar a ser más humanos. El Dios que nos ha creado nos ofrece también una manual de instrucciones, una serie de indicaciones simples para contener las sombras que descubrimos dentro de nosotros. Diez palabras para vivir.
Palabras llenas de absoluto sentido común, dadas por un Dios que desvela al hombre el secreto de la vida, que le propone una vida en plenitud, Él que nos ha creado y sabe cómo funcionamos, que elige un pueblo para que recorra con Él un camino hacia la felicidad.
Estas diez palabras, breves y concisas para queden en la memoria de cada israelita, son indicaciones preciosas para descubrir el secreto de la felicidad. Señalando la parte oscura de la vida, las diez palabras nos invitan a ser prudentes, a evitar los peligros y los engaños de la realidad; nos desvelan que el pecado es un mal porque nos hace mal a nosotros.

Nosotros, a menudo, acogemos los mandamientos como una antipática injerencia del Altísimo, al que nos imaginamos como envidioso de nuestra libertad, y que nos corta las alas con una minuciosa serie de obligaciones sin sentido. Una visión tan distorsionada de la relación con Dios es una amenaza que disfraza y hace grotesco el verdadero rostro del Dios de Jesús.
Purifiquemos nuestro corazón de esta horrorosa visión de la Ley, porque en la Sagrada Escritura la Ley de Dios es una ley de libertad, ley del amor, ley de la verdad y del crecimiento humano.

Sólo Cristo crucificado
A la luz de la segunda lectura hemos de meditar también en el sentido de la cruz, que ha llegado a ser la medida de todo cristiano. A pesar de las indicaciones, a pesar del esfuerzo tranquilo que hacemos para seguir el camino, a veces vivimos intensos períodos de sufrimiento y cansancio, de duda y de fragilidad.
Pablo, escribiendo a los Corintios, medita en voz alta que él ha experimentado la cruz como medida del absoluto amor de Dios, y ha descubierto que, a veces, el amor para ser auténtico debe ser crucificado, es decir dado sin medida, como ha hecho Jesús.
En la comunidad de Corinto, había personas que vivían de modo  exaltado la nueva fe, llena de carismas y de manifestaciones del Espíritu, y que casi olvidaba la cruz del Señor. Un tema embarazoso.
¿Cómo podía reprocharlos y reprocharnos también a nosotros? ¿No nos incomoda quizá tener un Dios colgado de una cruz? ¿Queremos de veras un Dios perdedor, derrotado, muerto?
La cruz es el nuevo punto de referencia de la fe del discípulo y Pablo reprocha severamente a la comunidad que está a punto de olvidarlo.

Purificar el templo
Finalmente, hemos de liberar, purificar nuestro modo de dirigirnos  a Dios. Para Juan la purificación del Templo está antes de cualquier otro gesto religioso, es previo a toda conversión. Hay que echar a los vendedores del templo; echar a los vendedores de humo del mundo de la fe – que los hay -  para poder desvelar las intenciones profundas que empujan a una persona a buscar Dios. Señala Juan que Jesús conoce a cada uno de nosotros por dentro: no tiene necesidad de mediaciones o consejos, sabe lo que se aloja en cada corazón.
Y Jesús sabe bien que, entonces como hoy, existe un modo de acercarse a Dios que tiene a que ver más con el mercadeo que con la fe. ¿Por qué Jesús la toma tanto con los mercaderes del Templo?
Lo que Jesús rechaza radicalmente es la visión subyacente al mercadeo: el querer comprar los favores de Dios.
Ofrecer holocaustos y sacrificios, gestos que en su origen significaba reconocer el predominio de Dios sobre cada vida, llegó a convertirse en una especie de contrato, como si fuera el soborno de un funcionario público: trato de convencer Dios para que me escuche, le ofrezco algo que pueda doblegarlo a mi voluntad.
También hoy sucede así: participamos en misas, hacemos alguna limosna, hacemos fatigosamente algún sacrificio con la oculta esperanza de que, gracias a ello, Dios pueda escucharnos. ¿Está Dios siempre tan distraído que se ha olvidado de cada uno de nosotros?
No se trata de un déspota al que tengamos que corromper, ni un poderoso lunático al que nos dirigimos en la oración, sino el Dios de Jesús, que sabe de lo que tienen necesidad sus hijos! La primera purificación que hemos de hacer, es convertir nuestro corazón al Dios de Jesús.
El espléndido Templo de Jerusalén, construido durante más de medio siglo (aún no estaba acabado cuando murió Jesús), será destruido en una sola noche por los soldados romanos, en la primera guerra judía iniciada en el año 70 después de Cristo. Eso mismo nos puede ocurrir en la vida, haber construido un templo lleno de fe, de belleza, de certezas, de discípulos… y verlo derrumbarse en pocos instantes.
Es la noche de la fe, es la prueba que purifica nuestra fe, la prueba que también Jesús padecerá para luego resurgir triunfante y glorioso.
Como decía el salmo del domingo pasado: “Tenía fe aun cuando dije: ¡qué desgraciado soy!”; la fe se purifica y se prueba – se libera - justo en los momentos de agobio y desaliento, manteniéndonos fieles a la promesa. A los hermanos y hermanas que atraviesan la noche de la fe, hoy el Señor les da un signo: la señal de sí mismo y su tenacidad.

Tres indicaciones simples para volver a lo esencial. Buen recorrido cuaresmal.