Traducir

Buscar este blog

viernes, 2 de febrero de 2018

PRESENTACIÓN DEL SEÑOR - 2 de febrero


 Primera Lectura: Mal 3,1-4
Salmo responsorial: Salmo 23
Segunda Lectura: Heb 2,14-18
Evangelio: Lc 2,22-40

El tema de la celebración de hoy, parece más ligado al ciclo de Navidad, con sus narraciones de la infancia de Jesús. Sin embargo, el núcleo del mensaje que hoy nos trae la liturgia lo hemos escuchado en el Evangelio y lo escucharemos después subrayado en el Prefacio: Jesús es revelado por el Espíritu Santo como gloria de Israel y luz de los pueblos. Jesús es el Mesías esperado desde hace tiempo.

La esperanza de un pueblo
Pero todo sucederá de una forma desconcertante. Cuando los padres de Jesús se acercan al Templo con el niño, no salen a su encuentro los sumos sacerdotes ni los demás dirigentes religiosos. Al contrario, dentro de unos años, esos dirigentes serán los que lo entregarán para ser crucificado. Jesús no encuentra ninguna acogida en ese tipo de religión segura de sí misma y olvidada del sufrimiento de los pobres.
Tampoco vienen a recibirlo los maestros de la Ley que predican sus “tradiciones humanas” en los atrios del Templo de Jerusalén. Años más tarde, rechazarán a Jesús por curar a los enfermos rompiendo la ley del sábado. Jesús no encuentra acogida en doctrinas y tradiciones religiosas que no ayudan a vivir una vida más digna y más sana.
Toda la espera del Mesías, incubada durante siglos por el pueblo elegido de Israel, se hace presente en el templo por medio de la anciana Ana y del sacerdote Simeón. Dos ancianos de fe sencilla y corazón abierto, que han vivido su larga vida esperando la salvación de Dios.
Los contemporáneos de Simeón y Ana ya se habían olvidado de la promesa de Dios. Sin embargo, ellos son una fiel representación del Israel que espera, y reciben en el templo al Dios de la gloria cuando Jesús entra en brazos de sus padres.

Los que acogen al Señor
Entonces, ¿quiénes acogen al Señor? María, la bella y joven madre, cuya intimidad con el Señor la llevó a ser la mediación de nuestra salvación; su esposo José, el hombre bueno y justo que permitió a Dios realizar su plan de salvación (cfr. Mt 1, 19-20); Simeón, un contemplativo conducido por el Espíritu, en cuyas palabras resuenan los textos mesiánicos del profeta Isaías; y Ana, que “no se apartaba del templo día y noche, sirviendo a Dios con ayunos y oraciones”. Todos ellos representan a ese tipo de personas que no viven cerradas en sí mismas, o absorbidos únicamente por las circunstancias de la vida, sino que viven para “el Consuelo de Israel”: para su liberación y para la salvación del mundo.
Aunque nadie lo sospecha – y ellos menos que ningún otro -, justamente ellos, con su generosidad, son los verdaderos héroes de su pueblo. Y del nuestro. Por el modo de vida que tuvieron y por su disponibilidad a ser conducidos por el Espíritu Santo, ellos fueron capaces de dar testimonio de que aquel niño era el Mesías que todo Israel - y toda la Humanidad - estaba esperando. Y eso que el niño venía camuflado, porque ni había elegido venir en gloria sino “parecido en todo a los hermanos” (2ª lectura), para poder así compartir su sufrimiento y estar dispuesto a ser “señal de contradicción” (Evangelio).
Los ancianos, Simeón y Ana, dejan vía libre a los jóvenes padres con su recién nacido; la promesa del Mesías redentor se transforma ahora en presencia. En esta nueva situación, mirar de frente a la salvación va a exigir un heroísmo aún más grande. En concreto, a María y José, antes de la violenta y desgarradora contradicción que supondrá el rechazo de Jesús por parte de su pueblo; antes de su crucifixión y muerte, se les va a presentar una larga y silenciosa prueba de fe que supone la contradicción de una tediosa normalidad de la vida ordinaria en Nazaret.


Vivir en esperanza
Mirando a estos testigos de la llegada del Señor a la historia, hemos de vivir la vida con una esperanzada perspectiva de salvación.
¿Cuáles son los horizontes en los que nos movemos? ¿Cuáles son las cosas que realmente nos importan?, ¿el trabajo, el equipo local, la diversión, salir con los amigos, el éxito, el dinero, la próxima cita, la familia...? Nuestra vida, como cristianos que somos, no puede basarse definitivamente en ninguna de estas cosas, aunque algunas sean importantes; porque ellas no son, ni nos dan el sentido de la vida.
Cada cristiano tiene que ser para todos los demás un testigo del verdadero sentido de la vida, y del lugar dónde ella se encuentra: en Jesús de Nazaret, el Hijo de Dios, que para muchos será signo de contradicción y piedra de escándalo y tropiezo. Para cada uno de nosotros, lo más importante ha de ser siempre la salvación, que empieza ya ahora, y que continúa hasta la vida sin fin que el mismo Jesús nos ha ganado con su resurrección. Salvación para nosotros mismos, para nuestros seres queridos, y para todo el género humano, para todos los hijos de Dios.
¿Se basa de verdad nuestra vida en esto?
Todos los aspectos de nuestra existencia tienen que ser encauzados hacia el único y gran torrente de vida eterna, que ya está presente y que experimentamos de alguna manera en esta vida.
Indudablemente, en nuestro mundo, éste no es un camino fácil. Cualquier señal que queramos dar en este sentido será obstaculizada. Y es que el discípulo no puede ser mayor que el Maestro. Los santos, los grandes fundadores de órdenes religiosas generalmente encontraron todo género de resistencias, malentendidos y persecución. Ser entorpecidos en el camino debería ser tenido cómo la suerte normal del cristiano, sin importar la situación o momento en que uno viva. Ser radicalmente cristiano, al estilo de Jesús, es ser piedra de toque y contradicción, porque ese estilo contrasta en todo con los contravalores de esta sociedad en la que hemos sido llamados a vivir.

Vida consagrada
Hoy celebra la Iglesia el Día Mundial de la Vida Consagrada. Un estado de vida radicalmente cristiana. En ella se elige la novedad de Cristo, que no envejece nunca, frente a la flaqueza de un mundo y una cultura que están raídos y viejos, especialmente en nuestra caduca Europa.
María, la joven Madre de Dios, desde su entrega total a Dios y a su plan de salvación, es la imagen de la vida consagrada que nos enseña a vivir la misericordia en el seguimiento de Jesucristo misericordioso.
Pidamos hoy por los religiosos y religiosas, y por todas las personas que viven las diversas y variadas formas de vida consagrada, para que sean verdaderas señales de contradicción en nuestro mundo, no alineándose con un mundo que se va paganizando, sino haciendo vida concreta la eterna novedad del evangelio de la misericordia en cualquier parte del mundo, donde otros hombres y mujeres tienen velado el rostro de Dios y desconocen el verdadero sentido de la existencia.
Que María los sostenga y acompañe en su vocación, protegiendo con su maternidad la consagración, comunión y misión de cada uno de nuestros hermanos y hermanas de la vida consagrada. Así sea.