Traducir

Buscar este blog

domingo, 31 de julio de 2016

SOLEMNIDAD DE SAN IGNACIO DE LOYOLA (31 de julio)


Primera Lectura: Jer 20, 7-9
Salmo Responsorial: Salmo 33
Segunda Lectura: 1 Cor 10,31 – 11,1
Evangelio: Lc 14, 25-33


Nos convoca hoy aquí la santidad de Ignacio. No hemos sido convocados por ninguno de los poderosos notables de su tiempo, que tuvieron resonancia en su momento, y que luego se perdieron en el olvido. Nos reunimos a causa de la santidad de un hombre que fue trasparencia de la santidad de Dios en su vida.
Todo lo que no sea santidad y respuesta entregada a la llamada de Dios, irá pasando al olvido sin dejar huella.

En mi debilidad te haces fuerte, Señor
Pero ¿Cómo fue encontrado Ignacio por Dios? El Señor encontró a Ignacio de Loyola en sus límites. Todos conocemos la historia. En su orfandad, Ignacio tuvo que salir por el mundo a buscarse la vida. La institución del mayorazgo vasco le excluía de la posibilidad de un futuro familiar próspero. Primero fue a Castilla a servir al Contador del Rey, Juan Velázquez de Cuéllar, cuya esposa, María de Velasco, estaba emparentada con la familia de Ignacio. Allí aprendió Ignacio la vida de la corte y conoció el ambiente cultural de la época, además de los usos y costumbres de la burocracia y del manejo de las armas. Pero cuando el Contador cayó en desgracia (así pasa la gloria del mundo…), Ignacio tuvo que abandonar Castilla y ponerse al servicio del Duque de Nájera y de su ejército, que trataba de defender la frontera española ante las incursiones de los franceses. Hasta que, en el famoso asedio de la ciudad de Pamplona, Ignacio es herido y conducido de nuevo a la casa familiar de Loyola.             Probablemente ese viaje fue el comienzo del proceso de su conversión. ¿Qué pensaría Iñigo en aquel largo camino en medio de sus dolores?... Ignacio estaba en una situación límite: la enfermedad, la proximidad de la muerte, la soledad y la postración. Todos sus viejos sueños de caballero se venían abajo. Por eso luchaba, para que su cuerpo no quedara deforme, aunque tuviera que pasar por los grandes dolores de aquellas operaciones carniceras.
En semejante situación Ignacio era una persona inútil para el futuro mundano, ese del vano honor y de las apariencias. Y sin embargo es ahí, precisamente, donde Dios sale a su encuentro. Pablo fue encontrado por Dios en el camino de Damasco, tirado en el suelo y ciego; Francisco de Asís recorriendo desnudo las calles de su ciudad. Ignacio, postrado y convaleciente en su cama de Loyola.
La vida de Ignacio nos muestra cómo Dios nos encuentra precisamente allí donde nuestros límites nos impiden ya caminar. Solemos imaginar a Dios en lo grande, en lo maravilloso, en lo acabado, en lo perfecto. Pero no es así, porque Dios se nos muestra más bien en lo frágil, en lo que más nos cuesta asumir. Allí donde no llega el hombre, es donde se hace más presente el Señor. De modo que nuestros límites se convierten en la manifestación de Dios, en su teofanía: sólo descalzos, como Moisés, podremos acercarnos a la zarza ardiente.
Y hoy, ¿cuáles son nuestros límites? ¿Qué cosas nos impiden avanzar? ¿Qué situaciones, personas o sentimientos me hacen sentir frágil, débil y amenazado?
La vida, esta vida nuestra, tiene un sentido recibido de Dios que es amor. Por eso el sentido de la vida sólo puede ser el amor y el servicio: “En todo amar y servir” a Dios y a las personas con las que nos encontramos.
 Es lo que Ignacio soñaba mientras leía las vidas de Cristo y de los santos en los días de su convalecencia de Loyola. Desde entonces fue descubriendo que era posible otro tipo de vida; que el vano honor del mundo, las riquezas y la soberbia no daban el sentido a la vida, sino que eran el principio de todos los males.  
Sus limitaciones no iban a ser el final de sus sueños. Dios le estaba abriendo una nueva perspectiva: repetir los gestos heroicos que habían hecho los santos. Así se sentía confortado por el Señor en su vacía soledad, hasta poder construir un nuevo proyecto más allá de sus límites.
¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo si pierde la vida? Es la pregunta evangélica que movió a Ignacio y que impulsó después la respuesta de Francisco Javier, cuando Ignacio se la lanzó en París.


Echemos bien las cuentas
Con otras palabras, ¿qué es aquello por lo que merece la pena vivir? ¿Qué nos hace verdaderamente felices? ¿Qué es lo que nos hace capaces de llenar el infinito deseo de bien que se aloja en nuestro corazón?
 Jesús es concreto, valiente, y nos reta a afrontar con verdad las grandes preguntas que desde siempre habitan nuestro corazón. Y la respuesta es inesperada y desconcertante: Jesús se propone a sí mismo como el único capaz de satisfacer nuestro deseo de bien; promete darnos la alegría más grande que jamás hayamos vivido.
Ignacio capta esta llamada de Jesús y la va interiorizando hasta identificarse con ella en el seguimiento radical de “Cristo pobre y humillado”; hasta llamar “Compañía de Jesús” al grupo apostólico que llegará a fundar.   
Hasta las personas más realizadas saben muy bien que también ellas viven momentos de fatiga, de desengaño. Incluso quienes tienen una vida llena de cariño y satisfacciones viven momentos en los que sienten que falta algo, que falta mucho aún para colmar su infinito deseo de bien. Porque sólo el infinito de Dios puede llenar el insaciable deseo de bien que llevamos dentro de nosotros. Echemos bien las cuentas y veamos si estamos invirtiendo lo necesario, si dedicamos tiempo y energías en lo único que puede dar sentido a nuestra inquietud. Porque ahí es donde está en juego nuestra felicidad y nuestro mayor bien.

Magis
Hoy Jesús afirma que él es más; él es el “magis”. Más que un cariño, más que una familia, más que cualquiera otra alegría o satisfacción que el mundo pueda darnos. Por tanto, el “magis” ignaciano no es sólo buscar lo más y mejor que podamos hacer, sino buscar y hallar al mismo Jesús en todo lo que hagamos.
Jesús es lo más y tiene la pretensión de llenar el corazón de quien le sigue, y por eso puede ser tan exigente. ¿Pero lo escuchamos de verdad? ¿No es, quizás, porque nuestro seguimiento y nuestro caminar sobre sus pasos es titubeante, por lo que muchas veces la fe se convierte en una carga, en un peso y en una fatiga?
Ciertamente, escuchar las palabras del evangelio de hoy sin haber encontrado antes el amor de Cristo, es un poco desalentador y hasta la fe nos parece inhumana. Pero no es así: Jesús es exigente porque sabe mantener lo que promete, sabe que puede dar la vida verdadera al discípulo que lo sigue sin excepciones ni titubeos. La lógica de la cruz - que no es para nada la lógica del sufrimiento por sí mismo, sino la lógica de quien se fía y se entrega – demuestra que se puede amar hasta el punto de entregar la propia vida, como Jesús inequívocamente hizo.
Ésta es la Sabiduría verdadera, que trastocó la vida de Ignacio de Loyola y que, por su medio, se ha ido haciendo presente en tantas congregaciones y comunidades que forman en la Iglesia la familia ignaciana.
No es el buen nombre, el saber o la ciencia lo esencial de Ignacio y sus compañeros. Lo importante es “la mayor gloria de Dios y el bien de las personas”; la búsqueda ansiosa de la verdad y la felicidad para vivir la vida en plenitud.

En esta fiesta de San Ignacio, echemos cuentas para ver si estamos dispuestos a arriesgar, si tenemos dentro las ganas y el ánimo necesario para llevar adelante una empresa que pide, ante todo, fiarse del Señor. Una empresa que tiene sus condiciones de partida: desear lo absoluto, alzar la mirada, como Ignacio hacía, para localizar las cosas del cielo, para buscar y hallar en todo el Reino de Dios y su justicia. Si lo hacemos, nuestra vida, ya desde ahora, cambiará de perspectiva.