Traducir

Buscar este blog

domingo, 18 de enero de 2015

DOMINGO 2º DEL TIEMPO ORDINARIO (Ciclo B)

Primera lectura: 1 Sam 3, 3b-10.19
Salmo Responsorial: Salmo 39
Segunda lectura: 1 Cor 6, 13-15.17-20
Evangelio: Jn 1, 35-42


Hoy comenzamos la celebración de los domingos del tiempo ordinario, aunque no sé por qué lo llama así la liturgia. ¿Qué tiene de “ordinario” un tiempo en el que Dios habita para siempre? ¿Un tiempo que se convierte para nosotros en el lugar donde encontrar la plenitud de Dios y descubrir nuestra verdadera identidad y nuestra misión?
¿Qué tiene de “ordinario” un tiempo que se inicia con la experiencia de la llamada de los dos primeros discípulos y que nos invita a reflexionar sobre nuestra vocación?
Vocación que es para todos, no sólo cosa de curas y de monjas. Todos estamos llamados a hacer la experiencia de Dios, a conocerlo, a buscarlo.
Como el pequeño Samuel.

En el templo
Samuel, como a menudo ocurre en la Biblia, es hijo de Ana, una mujer estéril. Con la alegría de tener un hijo inesperado, la madre decide confiarlo al cuidado de Elí, el sacerdote. Samuel se convertirá en un profeta extraordinario que consagrará a los primeros reyes de Israel.
Samuel está en el templo, asiste a las liturgias, tiene una óptima dirección espiritual. Pero todavía no conoce Dios. Lo mismo nos puede pasar a nosotros, podemos frecuentar el templo sin “conocer” a Dios allí dónde su conocimiento se muestra en una cercanía íntima y absoluta: en las sagradas escrituras de la Biblia.
El encuentro con Samuel ocurre en plena noche, tiempo de silencio. Sólo si sabemos reservarnos espacios de quietud y silencio podemos “conocer” a Dios. Pero, desgraciadamente, estamos demasiado faltos de estos espacios en nuestras vidas, en nuestras ciudades.
También necesitamos de alguien que nos ayude a entender, alguien, como Elí para Samuel, como el Bautista para sus discípulos, como Pablo para los gentiles, ellos son unos buenos guías que conducen hasta a Dios, sin buscarse a sí mismos. Así, con esa guía, Samuel encuentra Dios.

Juan y Andrés
No es en el templo, sino en el desierto, donde Juan y Andrés encuentran a Dios. Ellos siguieron el carisma del Bautista y dejaron todo para seguirlo. También su piel ha sido abrasada por sol y el viento del desierto de Judá. Ahora su maestro sabe que se acabó su tiempo. El Bautista permanece firme, estático, mientras Jesús pasa por delante. Su tiempo se acabó y él lo sabe. Señala a Jesús mezclado entre los penitentes. Ahora es a Jesús a quien deben seguir.

Lo llama “cordero de Dios”, como el cordero que los hebreos inmolaban la noche de la Pascua, como el cordero inmolado en lugar del pueblo el día del Yom kippur, como el cordero sacrificado en vez de Isaac, como el cordero manso llevado al matadero del profeta Isaías.
No sé si el Bautista veía en el Nazareno la sombra del sufrimiento y la determinación de la entrega de sí para todos los pueblos. Pero ciertamente la ve Juan, el evangelista que describe su encuentro con Jesús.
Qué bonito es tener un maestro que nos señale al verdadero Maestro, que se quede aparte y que nos conduzca al encuentro con el verdadero pastor.

¿Qué queréis?
La primera palabra que Jesús pronuncia en el evangelio de Juan es: ¿qué queréis?
Jesús no va al Jordán a buscar discípulos, no los halaga o se felicita con ellos por la elección hecha, sino que les pregunta por la razón de su elección: ¿qué queréis? Dios no quiere discípulos a remolque, cristianos descuidados, católicos por costumbre. Pide que seamos conscientes de lo que somos y vivimos. Nuestro  Dios quiere que le sigamos como adultos, no infantilmente.
Porque la fe verdadera nunca es un cómodo refugio para protegernos del mundo malo, nunca es la alfombra bajo la que barremos y escondemos nuestras miserias.
Dios quiere personas auténticas y libres.
Juan y Andrés quedan descolocados, naturalmente. Es demasiado fuerte la pregunta que se les dirige como para no inquietarse. ¿Qué buscan? Todavía no lo saben. Piden ayuda, buscan luz, algún agarradero, algún punto de referencia.

¿Dónde vives?
¡Cuánta necesidad de certezas tenemos antes de poder confiarnos! Cuánto “sí, pero” ponemos antes de decir nuestro “sí” definitivo a Dios!
Y Él, entonces como hoy, nos contesta: venid y veréis. Es decir, no preguntes, fíate, muévete, haz de tu búsqueda una experiencia viva, arriésgate. Venid a vivir conmigo y descubriréis cómo vivo yo, desde dónde oriento mi vida, a quiénes me dedico, y por qué vivo así.
Hagamos nosotros mismos la experiencia. No busquemos información desde fuera. Este es el paso decisivo que necesitamos dar hoy para inaugurar una fase nueva en la historia del cristianismo. Millones de personas se dicen cristianas, pero no han experimentado un verdadero contacto con Jesús. No saben cómo vivió, ignoran su proyecto. No aprenden nada especial de él.

Venid y veréis
La fe no es hacer cosas, saber ideas o doctrinas sino conocer y experimentar a Dios. Y nosotros, cristianos, somos los primeros llamados a ir y ver, a experimentar a Dios, al que conocemos en Jesús; nosotros, cristianos, somos los primeros llamados a seguirle como discípulos.
Juan y Andrés fueron, vieron y se quedaron con Jesús. Después de confiar en él, se quedan, lo aceptan y se dejan implicar. Y no al revés.
La anotación final de Juan es muy simpática: era alrededor de las cuatro de la tarde. Aquel día, aquel instante, es tan importante para él porque marca el principio de una vida nueva. Cuando uno se encuentra con el Señor, recuerda el momento para siempre.
Habían pasado ya unos sesenta años desde aquel acontecimiento y el discípulo recuerda la hora precisa porque todo ha cambiado para Juan y Andrés. Aquel día fue para ellos como el principio de una nueva Creación.
Si supiéramos abrir cada día los ojos y reconocer al cordero de Dios que pasa por delante, sin dejar perder ni una sola de las palabras que el Señor quiera todavía decirnos, podría cambiar radicalmente nuestra vida. A esto estamos llamados, hermanos,  a hacer la experiencia de Dios, en este tiempo verdaderamente tan poco ordinario: en el día a día de nuestra vida. Que así sea.