Traducir

Buscar este blog

domingo, 4 de enero de 2015

DOMINGO 2º DE NAVIDAD (Ciclo B)


Primera Lectura: Eclo 23, 1-2.8-12
Salmo Responsorial: Sal 147
Segunda Lectura: Ef 1, 3-6.15-18
Evangelio: Jn 1, 1-18


Bueno, aquí estamos, y parece que hemos sobrevivido a las comidas hipercalóricas, a los regalos que, tal vez, este año hayan sido menos resplandecientes de lo habitual, a la retórica navideña y la melaza pringosa que provoca algo así como una diabetes espiritual, a los espectáculos absolutamente sin referencias alguna al misterio que celebramos del nacimiento del Hijo de Dios, políticamente muy correctos, eso sí, pero… faltos de algo fundamental.
Y espero hayan sobrevivido también tantas personas  que viven la Navidad como el peor día del año y que anhelan el día de Reyes como una liberación porque así se acaban las fiestas.
Antes de encontrarnos con los Magos que buscan respuestas a sus propias preguntas y a sus curiosidades, nos viene este extraño segundo domingo del tiempo de Navidad que nos invita a volar alto. Sé bien que en estas dos semanas hemos sido invitados a celebrar un montón de fiestas y que quizás este domingo lo dediquemos a descansar y a digerir comilonas y juergas. Vaya, que no estamos para muchos trotes, pero es una pena, porque nos perderemos el prólogo del evangelio de Juan. Y no hay que dejarlo pasar.

Prólogos
Ya se sabe que habitualmente los prólogos son lo último que se escribe. Es una costumbre que se refiere al hecho de que, sólo cuando se ha escrito todo, se logra tener una visión de conjunto para contar sintéticamente al lector lo que va a leer a continuación. Así le ha pasado a Juan.
Pero, seamos honestos, se le ha ido la mano. Porque lo que hemos leído es un vuelo de águila. Una pieza de tal profundidad y complejidad que nos deja perplejos, como si alguien, muchos siglos después, tras extenuantes reflexiones y disputas teológicas, concilios y desencuentros de alto voltaje, herejías y condenas, persecuciones y partidismos, hubiera destilado una teología de la encarnación.
Sin embargo no es así. Es que Juan simplemente mira los acontecimientos con el alma. Veamos.


La Palabra
Dios es y existe desde siempre. Y su Palabra ha creado y sigue creando. Si nuestras pobres palabras crean complicidad, amistad, seducción, ofensa, dolor, suplicio. Figuraros las de Dios. Palabra que, en el principio, deshizo el caos. Palabra que se hizo carne en Cristo, que no es sólo una buena persona, un hombre espiritual, un pobre hombre que ha sufrido todo, sino que es la Palabra que Dios dirige a nosotros, a toda la humanidad.
Dios estaba cansado de no ser entendido y aprendió nuestra lengua en Cristo.
Esto es terrible, porque, en lugar de escuchar y acoger a quien nos habla en nuestra propia lengua, hemos preferido taparnos los oídos. Preferimos un Dios que hable un lenguaje incomprensible y abstruso, perdido entre las nubes: un Dios al que reverenciar y temer, y no al que acoger de corazón. Con un Dios así no sabemos qué hacer.

Lo mal que quedamos con el Señor
No hay mucho que celebrar en Navidad y sí tanto de lo que convertirnos y arrepentirnos. La humanidad no ha otorgado una gran acogida a la primera llegada de Dios. Hay poco que celebrar, es como si montásemos una fiesta con retraso, porque mirándolo bien, la Navidad es como un drama: Dios viene al hombre  y el hombre no está. La Palabra nos habla y nosotros no la escuchamos.
La reflexión de Juan parece sombría; habla de un fracaso que, sin embargo no derrota a Dios, ni lo deprime. Es la batalla entre la luz y las tinieblas.
La luz resplandece en las tinieblas y las tinieblas no la han vencido, escribe Juan. ¡Qué bonita historia! En ella se subraya no el rechazo de las tinieblas sino la obstinación y la fuerza de la luz, más potente que la oscuridad.
Dios insiste y no se da por vencido, Dios sobrepasa la situación, alza el tiro, ofrece una solución entregándose a sí mismo de forma humana, hoy y siempre. ¡Bonita, estupenda historia de salvación y vida la nuestra con él Señor!
Cualquiera de nosotros, si fuéramos Dios ya nos habríamos aburrido de una buena porción de la humanidad, en serio. Y en cambio no es así, Dios insiste, Dios no cede y Dios vence.
- A los que están en las tinieblas de la depresión, la Palabra dice que las tinieblas no vencen.
- A los que están agobiados por la fatiga del trabajo, del apostolado o de la soledad, la Palabra dice que las tinieblas no vencen.
- A los que tratan de llevar un mínimo de lógica evangélica en la vida de trabajo y social, pasando por tontos, la Palabra dice que las tinieblas no vencen.
- A los que luchan por la paz y la dignidad humana en los vertederos del mundo olvidados por todos, la Palabra dice que las tinieblas no vencen.
A los acogen la luz Dios les da el poder de llegar a ser hijos de Dios, escribe Juan. Yo soy hijo de Dios, nosotros somos hijos de Dios: no nos importa ser otra cosa más que eso. Ni premio Nobel ni gran estrella. Siendo hijo de Dios ya soy todo lo que podría desear.
Navidad es la toma de conciencia de mi dignidad humana, del hecho que Dios se me manifieste muy cercano, como uno más de nosotros, y que eso es verdaderamente espléndido.
La Palabra viene a nosotros y a nuestra propia casa. Acojámosla porque nos va la vida en ello.