Traducir

Buscar este blog

domingo, 29 de marzo de 2015

DOMINGO DE RAMOS (Ciclo B)


Primera Lectura: Is 50, 4-7
Salmo Responsorial: Salmo 21
Segunda Lectura: Flp 2, 6-11
Evangelio: Mc 14,1-15,47


La Cuaresma se acaba
Hemos seguido al Maestro durante 40 días de Cuaresma tratando de convertir nuestro corazón, esforzándonos en cambiar la imagen horrible de Dios que casi todos llevamos en el corazón. Quisiéramos un Mesías musculoso y triunfante… y Jesús es un Mesías manso y corriente. Además tenemos la idea de  que la fe es necesaria pero mortalmente aburrida... y Jesús nos habla y nos muestra la inmensa belleza de Dios. Nos dirigimos a Dios como cuando contratamos un favor... y Jesús vuelca los tenderetes de nuestros mercados para desvelarnos el rostro de un Padre que sabe lo que necesitan sus hijos. A veces pensamos que Dios es misterioso e incomprensible, que nos manda pruebas en la vida... y Jesús dice que el único deseo de Dios es nuestra salvación. Nos acercamos a la cruz con superficialidad… y Jesús morirá en cruz, desnudo y entregado, para desvelar de manera inequívoca el verdadero rostro de Dios.

Una semana “santa” de otro modo
La semana que hoy iniciamos, tan grande y tan importante que se le llama santa, es la joya del año litúrgico, una perla demasiado a menudo olvidada por nosotros a cristianos, en beneficio de otras fiestas quizás más sentimentales, pero empapadas de relecturas consumistas, como es la Navidad.
Aquí no. Un muerto en la cruz no vende, no suscita sentimientos de bondad. Más bien se habla poco y mal de este Dios que sube a la cruz y muere. Sigue siendo difícil de entender el misterio de una tumba vacía y el sentido profundo de la palabra “resurrección.” Efectivamente así es. La Iglesia se detiene asombrada a meditar sobre la inmensa medida del amor de Dios. Durante la Semana Santa nos paramos, día tras día, hora a hora; ajustamos nuestros relojes en aquel momento crucial para la historia de la humanidad; nos sentamos como espectadores a contemplar, una y otra vez, el rostro de Dios.

Quietos y callados
Dios se prepara para morir. Cristo celebra su presencia en la última Pascua, la nueva; es detenido, condenado y matado, enterrado y, finalmente, vivo.
En esta preciosa semana, todo lo que hagamos, en el trabajo o en casa, podremos pararnos, entrecerrar los ojos y pensar en Cristo, e sus sentimientos, en su angustia, en su ardiente pasión, en sus deseos más profundos.
Hora a hora asistiremos, con los ojos de la fe, al espectáculo de un Dios que muere por amor.

Ramos de olivo
Y esta semana inicia hoy, domingo de Ramos, preñada de recuerdos de niño, de ramos de olivo y palmas adornadas agitadas para manifestar la alegría del encuentro con el Señor.

Ironía de la incoherencia humana: las mismas voces, los mismos brazos, ya no con las palmas abiertas hacia el cielo, sino con los puños cerrados, transformarán su alegría por el hijo de David, en una invocación terrorífica, en un escalofriante grito de muerte: “¡Crucifícalo!”.
¡El ser humano es estúpido, como estúpidos y lentos en creer somos nosotros: todavía inconscientes del tesoro que tenemos entre las manos, estamos también dispuestos a transformar nuestra oración de bendición en una invocación de muerte!
Sin embargo de aquella cruz cuelga la suerte del hombre, con aquella sangre es firmado el pacto de la amistad eterna de Dios con nosotros, en aquel pan se conserva el Corazón de Aquel que desea ardientemente comer la Pascua con nosotros.

Aquí estamos
¿Alguno se siente reflejado en esta narración de la Pasión? ¿Quiénes somos? ¿Dónde estamos?
Quizás este año nos sentimos un poco como los apóstoles asustadizos y pasmados, o como Pilatos, obsesionado por el poder, o nos encontramos en la trama intrigante e incoherente de Judas, o en el sufrimiento cruento del Cirineo que ayuda a llevar la Cruz, o en el deseo de salvación del ladrón o, Dios no lo quiera, nos encontramos en la indiferencia de aquellos judíos devotos que, al entrar en la ciudad, acelerando el paso por la inminente tormenta, lanzaron una mirada de desprecio hacia los reiterados condenados a muerte, hez de la sociedad, que era castigados ejemplarmente. (¡Ya era hora… por fin un poco de justicia, que ya hacía falta…!)
Es entre estos condenados donde Dios muere.
Sobre aquella cruz se consuma la locura de un hombre que clava a Dios porque ve en Él un competidor, no un compañero; la fragilidad del ser humano que rechaza un Dios tan dócil ya es manifiesta.
¡Menudo rey, amigos, vaya Dios  que hemos elegido!
Un rey de farsa que entra en Jerusalén cabalgando en un pollino y no en un blanco corcel; un rey ultrajado al que unos aburridos soldados romanos toman el pelo; un rey que suscita la compasión y el desprecio del inquieto gobernador Pilatos. ¡Vaya rey!, sin ejércitos, sin poder, sin rabia, sin delirios de omnipotencia. Dios ha elegido estar de parte de los derrotados, de los olvidados. Rey ciertamente, pero de los perdedores, rey sin triunfos, rey sin final de comedia americana. Un rey desnudo, colgado de una cruz, trono cruel, ceñido por una corona de espinas, un rey tan deformado que necesita un cartel que lo identifique, que lo haga reconocible al menos a las personas que lo han querido.
Ésta es la “no fiesta” que celebramos, que abandona los triunfalismos para dejar espacio a la meditación, al asombro. Éste es nuestro rey, ¿queremos de verdad un Dios así? Un Dios que arriesga, un Dios que por amor acepta ser echado fuera por el odio y la violencia. ¿Queremos de verdad un Dios que lo arriesga todo, incluso ser olvidado para siempre, con tal de mostrar su auténtico rostro? ¿Un Dios que acepta quedar desnudo, es decir leíble, encontrable, mostrado, patente, evidente, sin nada que ocultar, para que dejemos ya  de construirnos devociones impracticables y oscuras visiones de Dios? En Jesucristo, éste es nuestro Dios, hermanos, un Dios amante, un Dios herido, un Dios que hace del amor la única medida, la última razón y la única esperanza.

Deseos
El deseo ferviente que tengo es que nos identifiquemos – al menos un poco – con aquel Centurión extraordinario, del  que la historia ha callado su nombre, que ante aquel modo de morir de Jesús, ante la entrega de sí mismo hasta al final, queda asombrado, impactado, aturdido en lo más profundo de sí y que reconoce en el crucificado al Hijo de Dios.
Ésta es la fe, la gran fe, que puede desatascar el corazón de cada uno de nosotros: ante el hombre crucificado, ante la derrota más absurda, ante la desilusión de un sueño destrozado, reconocer la potencia del Dios inmortal.

Entonces podremos cantar, con la liturgia del viernes santo: “¡Santo Dios, Santo y Fuerte, Santo e Inmortal ten piedad de nosotros!”